Migración venezolana: algo más que un número

0
1187

Se incrementa llegada de ciudadanos de Venezuela a Colombia

La última cifra de venezolanos que ha inmigrado a Colombia alcanza a 1.260.594, un poco más de 120 mil nuevos migrantes desde el anterior número anunciado por Migración Colombia en febrero de 2019.

En esta oportunidad, Christian Krüger, director del organismo que dirige los asuntos migratorios en Colombia, ofrece la cifra en otro momento complicado de las relaciones entre ambos países, en particular de la frontera común. Desde finales febrero los puestos fronterizos están cerrados, lo que eleva la complejidad para un registro normal. La migración irregular, cuya cifra ya antes del cierre  fronterizo se incrementaba  a una velocidad mayor que la migración regular, ahora con toda seguridad tendrá un sub registro mayor. En este momento la cifra oficial es de 489.619. irregulares.

Migración Colombia ha realizado un esfuerzo importante para mantener el control del flujo migratorio. Desde marzo habilitó  puestos móviles en la frontera, principalmente en las entradas del Norte de Santander, pero siguen siendo insuficientes pues para el momento ya se habla de cerca de dos centenares de caminos o trochas ilegales. Esta situación desfavorece la posibilidad de gestionar de manera regular, ordenada y segura la entrada de venezolanos, con consecuencias indeseables para el gobierno colombiano y para los migrantes.

Por limitados que algunas veces parezcan los instrumentos de registro y legalización, siempre serán mejores, tanto para el Estado de acogida como para los propios migrantes, que la ausencia de control alguno. A partir de un registro confiable se pueden  tomar decisiones y diseñar políticas para gestionar la migración.

El gobierno de Maduro nunca ha reconocido la crisis humanitaria que atraviesa el país, no se da por enterado de la muerte de niños en los hospitales, de las cifras de mortalidad infantil que están en 20 por cada 1.000. La diáspora venezolana ya ronda los 3.7 millones de venezolanos regados en el mundo, según OIM. Por eso cuando cierra la frontera con Colombia el régimen madurista extiende su mala voluntad y lleva el sufrimiento más allá de su territorio.

Se trata de una forma de hostigamiento, pues incrementa la dificultad del venezolano que tiene que huir forzadamente y entrar a otro país sin los papeles de identidad en regla, porque el Estado  venezolano tampoco garantiza ya la expedición de la pruebas de identidad a sus ciudadanos. Si ahora también mantiene las fronteras cerradas y los obliga a huir por caminos irregulares, no puede verse sino como una venganza sobre la población que no tiene otra opción sino huir de Venezuela.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here