Concierto para un Nuevo Mundo

0
175

Integración y solidaridad artística con motivo del Día del Refugiado y del Desplazado

Para conmemorar el Día del Refugiado y del Desplazado, ACNUR y la Embajada de Austria en Colombia auspiciaron el pasado 21 de junio en el bogotano Teatro de Bellas Artes de Cafam la realización del Concierto Nuevo Mundo / Historias que vuelan con el viento. Un espectáculo multidisciplinario que integra música, danza, teatro y video en el que se recrea poéticamente la historia de los millones de desplazados, refugiados y migrantes que en diversos lugares del planeta han vivido la experiencia de abandonar sus hogares y países de manera forzada para luego rehacer sus vidas en el extranjero.

La obra, creada y dirigida por el venezolano Arnoldo Maal, el colombiano Oscar Gil y el director de orquesta venezolano-austríaco Alejandro Orellana, hace un recorrido desde las migraciones originarias de la América ancestral y la africanidad hasta la situación presente de los colombianos desplazados dentro de su propio territorio y los refugiados y migrantes venezolanos. El hilo narrativo se sustenta en un viaje musical que comienza en el mundo indígena, con una pieza del maestro mexicano Carlos Chávez –la Sinfonía India–, pasa por diversas manifestaciones tradicionales de Colombia y Venezuela –joropos, bambucos, tambores afro, vallenatos–, para concluir, festivamente, con piezas de salsa y cerrar con Fuerza gigante de Ray Barreto.
Fue una noche deslumbrante. Un espectáculo de calidad, con un guion sólidamente construido para ensamblar fluidamente la tradición académica de la música sinfónica, con intérpretes excepcionales de música popular tradicional de ambos países, junto a percusionistas, vientos y voces de la tradición musical afrocaribeña, sonidos sobre los que cabalgan hermosos textos poéticos y una serie de coreografías de alta calidad interpretadas por el cuerpo de baile de la Pontificia Universidad Javeriana y dirigidas por el bailarín y coreógrafo venezolano Javier Seijas.

Hubo interpretaciones magistrales como las de música llanera por el Trío Nueva Colombia, los solos del maestro acordeonista Lácides Romero, las conmovedoras interpretaciones teatrales del actor colombiano Ricardo Vélez y la actriz venezolana Shanna Hernández. Pero quizás uno de los momentos más emocionantes de la noche fue el encuentro sonoro entre los tambores afro de la costa central venezolana, interpretados por los maestros percusionistas venezolanos Denis Vilera, Roberto Cuado y Yoel “Pibo” Márquez, y el Conjunto de Vallenato de Luis Eduardo Cortez, que comenzó en contrapunteo y terminó en abrazo musical, demostrando que la base rítmica de estas manifestaciones de ambos países se encuentran y se funden en la compartida memoria africana.

Otro momento excepcional se produjo cuando se escucharon, con el respaldo musical de la Orquesta Nuevo Mundo, bajo la batuta prodigiosa del maestro Orellana, sonando como si efectivamente se tratara de un all star salsero en Nueva York, las voces acopladas de los cantantes venezolanos Fidel Leonettt, Luis Cabrera y Edgar “Dolor” Quijada, interpretando Coro Millare, pieza legendaria del gran dominicano Johnny Pacheco.
Tres cosas quedaron claras esa noche. La grandeza musical de América latina; la integración entre colombianos y venezolanos, que ya no es una aspiración sino un hecho; y el esfuerzo educativo y de sensibilización necesario para que se comprenda el drama y la solidaridad con los refugiados y los desplazados.
Lo resume muy bien el verso de Jorge Drexler incluido en el programa de mano del concierto: “Yo no soy de aquí, pero tú tampoco. De ningún lado del todo, de todo lados un poco”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here