Maduro no quiere escrutinio de la CIDH

0
116

Se agrava crisis de derechos humanos en Venezuela

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que tenía previsto una visita a Venezuela, tras 18 años de haber realizado la última, no pudo siquiera abordar el avión hacia Caracas. La CIDH tenía una agenda de encuentros desde el martes 4 hasta el sábado 8 de febrero como parte de la invitación que le hizo el representante especial designado por Juan Guaidó ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Gustavo Tarre Briceño, para constatar las violaciones de derechos humanos en el país.
La última vez que la CIDH realizó una visita a Venezuela fue en el mes de mayo de 2002 por invitación del entonces presidente Hugo Chávez Frías. En esta visita, el organismo ya señalaba lo siguiente en su informe:


“Durante la visita in loco a Venezuela la CIDH observó con preocupación que la falta de independencia del Poder Judicial, las limitaciones a la libertad de expresión, el estado deliberativo en que se encuentran las Fuerzas Armadas, el grado extremo de polarización de la sociedad, el accionar de grupos de exterminio… Asimismo preocupa a la CIDH la marcada intervención de las Fuerzas Armadas en operaciones de control de la seguridad pública, el surgimiento de grupos civiles armados que operan al margen de la ley…”.


Ante el impedimento del régimen de Maduro de dejar ingresar a la CIDH a Venezuela, se realizaron reuniones con organizaciones de derechos humanos y víctimas, primero en Bogotá y luego en Cúcuta, para conocer de cerca la situación de la migración forzada de venezolanos. La CIDH emitió un comunicado al finalizar esta visita a Colombia:


“La Comisión rechaza ese tratamiento de la manera más enérgica y advierte que es propio de regímenes autoritarios no permitir el escrutinio internacional ni la observancia de la situación de los derechos humanos, lo cual perjudica, especialmente, a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y obstaculiza el valioso trabajo que adelantan las organizaciones de la sociedad civil”.


Entre la visita de la CIDH a Venezuela en el 2002 y el impedimento a ingresar del presente año, se observa un agravamiento de la crisis, expresado en la emergencia humanitaria compleja y prolongada que afecta a la mayoría de población e impacta severamente a las poblaciones más vulnerables: niños, mujeres, adultos mayores, pacientes crónicos, personas con VIH y los pueblos indígenas.


El país está ante una grave crisis de derechos humanos que se ha prolongado en el tiempo desde el año 2000 cuando la CIDH incorporó por primera vez en la historia a Venezuela en el capítulo IV de su informe anual ante la Asamblea General de OEA. Este capítulo es conocido como la lista negra de los países que más violan los derechos humanos en la región.
La actitud del régimen de Maduro evidencia su falta de voluntad política para revertir esta grave situación. Ocultar la situación y no ser transparente nos recuerda el viejo dicho que dice “el que no la debe no la teme”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here