5 cosas que están cambiando en Colombia con la llegada de inmigrantes

0
203

Es probable que Colombia nunca vaya a ser la misma tras la llegada de al menos 2 millones de venezolanos, la ola de inmigrantes más grande de su historia.Ads by

A diferencia de otros países de América Latina, Colombia no era un país acostumbrado a recibir gente: al contrario, los colombianos solían ser los que migraban en busca de mejor vida.

Hoy, cerca de 4,7 millones de colombianos (10% de la población) viven por fuera del país, una de las tasas más altas de la región que hoy, sin embargo, ya es sobrepasada por la de Venezuela, que cuenta con cerca de 6,5 millones de expatriados (20% del total), según cifras de la ONU.

Y la mayoría de ellos está en Colombia.

“La sociedad colombiana está transformándose tanto por la llegada de venezolanos como porque el proceso de paz abrió un espacio para que otras demandas diferentes al conflicto, económicas o culturales, sean del interés nacional”, le dice a BBC Mundo Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, en Bogotá.

“Habrá cambios políticos, porque se genera una tensión social y porque la sociedad venezolana es mucho más activa y participativa, habrá cambios económicos, porque la economía venezolana estaba más abierta y dada a los servicios, y habrá cambios culturales, porque la economía venezolana siempre dio más a espacio a la música, la gastronomía o el arte”.

El politólogo concluye: “Es un proceso en curso que no sabemos si generará un espiral de desarrollo o un espiral de más conflictividad”.

Sin que sean claros los resultados, hay al menos cinco ámbitos de la vida en Colombia que, en términos generales, están cambiando.

1. La economía informal tiene nuevos protagonistas

Colombia tiene una de las economías informales más grandes de la región, con un 47,2% de la población en empleos precarios, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Esa proporción ha subido y bajado de manera intermitente durante los últimos años, así que es difícil establecer una relación con la llegada ascendente de venezolanos.

Lo que los datos sí parecen establecer, sin embargo, es que la economía informal ha sido parcialmente tomada por los emigrantes del país vecino.

Un 90% de los venezolanos en Colombia, según el DANE, trabaja informalmente en hogares, construcciones, oficinas, fábricas y mercados negros, entre otras cosas.

Quizá donde más se nota esta apropiación de la economía informal es en el transporte público, donde los vendedores de dulces y galletas son casi todos venezolanos. Con eso, en la retórica utilizada para vender, las historias de colombianos desplazados fueron remplazadas por las de venezolanos afectados por la crisis.

Otro ejemplo de cambio en la economía informal se da en la prostitución: los precios bajaron, según reportajes en medios locales, y apareció la categoría “venezolana” en la gama de modelos que ofrecen los establecimientos.

Solo en Cúcuta, la ciudad fronteriza más importante, el 80% de las prostitutas son venezolanas, según cifras de la Alcaldía.

Esto, según denuncias de ONGs, ha aumentado el oscuro mundo de la trata de personas.

El sector inmobiliario informal de las grandes ciudades también cambió, porque muchos venezolanos recién llegados se acomodan en establecimientos llamados “paga diario”. La mayoría de ellos se encuentran en edificios abandonados que fueron adaptados por locales para hospedar inmigrantes.

2. La demografía hizo más compleja

La ya diversa población colombiana se acaba ha hecho más compleja aún más con la llegada de al menos 2 millones de venezolanos y la entrada y salida de otro par de millones que se consideran “población flotante”.

El impacto demográfico que esto implica no está del todo estudiado.

Pero Fedesarrollo, una entidad privada que fomenta el emprendimiento, asegura que la población de venezolanos -predominantemente joven- puede modificar el bono demográfico de los colombianos, que son en general más viejos.

Esta inyección poblacional tiene efectos sobre los presupuestos, las proyecciones a futuro e incluso el Producto Interno Bruto del país, que fue uno de los que más creció en la región en 2019 (3,3%) y, según organizaciones como el Fondo Monetario Internacional, ello se debió al boom de consumo generado por los venezolanos.

Mucho se ha debatido sobre las ventajas y desventajas económicas de la inmigración, pero hay al menos un consenso: el desenlace depende de cómo el aparato productivo colombiano, formal e informal, se adapte y modernice ante la llegada de tal cantidad de gente.

Lo único claro por ahora, en todo caso, es que se acaba de añadir una categoría más a la estructura demográfica de uno de los países más diversos de América Latina, que incluye andinos, afrodescendientes, caribeños, indígenas y llaneros.

Continúe leyendo en:

https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/crisis-venezuela-5-cosas-estan-cambiando-colombia-nid2334525

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here