Impacto fiscal de la migración en Colombia

0
322

Una investigación para el Banco de la República

Un recién publicado informe de 34 páginas del Banco de la República () cuantifica el impacto fiscal de la migración venezolana en Colombia, entre 2017 y 2019, y estima su costo en el mediano plazo. Es importante destacar que esta investigación no solo mide los aportes del Estado colombiano sino también los que han hecho los ciudadanos venezolanos al desarrollo del país que los acogió.
Migración Colombia contaba —a diciembre de 2019— 1.771,237 personas con vocación de permanencia. Más de la mitad (57,8%) están en condición irregular. Además, alrededor de 500 mil colombianos han retornado desde Venezuela.
Según el Gobierno Nacional, el costo de atender este fenómeno migratorio en servicios de salud, educación y primera infancia alcanzó 0.12% del PIB entre 2017-2019.
Los costos acumulados en ese lapso alcanzan 616 mil 235 millones de pesos en servicios de salud, y otros 460 mil 204 millones en servicios de educación. Son 1.076.629.000.000. Más de un billón de pesos.
Si el proceso migratorio continúa, el Estado tendría que asignar nuevos recursos fiscales. Los costos podrían fluctuar entre 0.19% y 0.26% del PIB en 2020, 0.19% y 0.34% del PIB en 2021 y 0.20% y 0.42% del PIB en 2022.


Desde la perspectiva de los ingresos públicos, la contribución de los hogares de origen venezolano a los impuestos nacionales (IVA, por ejemplo) asciende a 203 mil 556 millones de pesos y 500 mil 993 millones de pesos en 2018 y 2019, respectivamente. Es decir, 704 mil 549 millones. Sin contar los impuestos sobre la renta, los de prediales y los de vehículos.
Se estudian los casos de Bogotá, Barranquilla, Medellín y Cartagena en torno del papel de las entidades territoriales en la atención de la crisis migratoria. Se evidencian los problemas operativos y presupuestales de algunas entidades frente al flujo creciente de migrantes.
En la práctica, algunos municipios asignan recursos adicionales a los del Gobierno Nacional para financiar los servicios de educación y salud y otros programas sociales, pero su interacción entre ambos niveles de gobierno es poco clara en la delimitación de responsabilidades de gasto.
Finalmente, se describe la estrategia de gobierno para atender a los migrantes a raíz de la crisis por la Covid-19, a través de cuatro vertientes: 1. Manejo responsable y humanitario de la frontera. 2. Garantía de acceso a salud y vivienda. 3. Atención a la población vulnerable migrante. 4. Focalización de programas en puntos de alto impacto.
Esta investigación del Banco de la República tiene el gran valor de precisar los alcances de la integración de los venezolanos en Colombia y su contribución al desarrollo del generoso país receptor.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here