La ruta de las venezolanas que dejan su país

0
339
Llegar al país de destino es enfrentar una realidad mayormente hostil al migrante. Foto Cortesía.

Violencia en tres actos

La mitad de los migrantes o refugiados en el mundo son mujeres. En 1970 la migración femenina no superaba el 2% y la atención especial para la mujer no era prioritaria. Hoy las mujeres y los hombres migran por razones diferentes y con retos distintos.
La migración venezolana en Colombia está compuesta por mujeres en 48% (cerca de 850 mil según Migración Colombia), la mayoría (54%) está entre 18 y 49 años, precisamente el momento en que la mujer ejerce la responsabilidad de su familia, un compromiso que impulsa su decisión de migrar para escapar de la adversidad y la violencia.

Gráfico tomado de Informe del Proyecto Migración Venezuela de Semana, titulado ¿Qué dicen los números sobre la trata de personas en contextos migratorios en Colombia?

Primer acto: trampolín al éxodo
Cualquier mujer en Venezuela ha sido tocada por la violencia en su propia vida o en la de otros. La delincuencia o la seguridad del Estado pueden haber secuestrado a su hijo, segado la vida de su pareja o desaparecido a un familiar. Incluso ella puede haber sido víctima de robo, secuestro o violación. Sin distingo de la condición socioeconómica, en Venezuela todas las mujeres han llorado la muerte injusta de un ser querido. Según el Observatorio Venezolano de Violencia en 2019 murieron más de 16.500 personas violentamente (60,3 por cada mil habitantes).

Segundo acto: rutas que queman
Cuando decide migrar, la mujer que viaja por tierra o mar se enfrenta al riesgo de cruzar fronteras controladas por ejércitos que sirven a muchos negocios ilegales diseñados para captar víctimas: trata de personas, esclavitud, narcotráfico y contrabando. Aunque no se conoce el número de mujeres victimizadas en las rutas del éxodo, las ONG y los medios de comunicación registran casos de manera creciente. Según el investigador Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación, existen 28 organizaciones criminales en la frontera entre Venezuela y Colombia, siendo las redes de prostitución el negocio emergente.
https://www.semana.com/opinion/articulo/la-trata-de-personas-en-zona-de-frontera-columna-de-ariel-avila/650786

Tercer acto: aterrizaje forzoso
Llegar al país de destino es enfrentar una realidad mayormente hostil al migrante. Las comunidades receptoras no están preparadas para la oleada migratoria iniciada en 2015 y los Estados han reaccionado desde la emergencia, con medidas transitorias tomadas en medio de tormentas políticas. Mientras tanto, la realidad sobrepasa las fuerzas de muchas mujeres que enfrentan violencia de género y xenofobia en su vida cotidiana, desde el tratamiento en los albergues, el transporte público y la tienda, hasta las relaciones laborales casi siempre informales, cuando no fraudulentas, ilegales y esclavizantes.
El Observatorio del Proyecto Migración Venezuela de Semana reporta que tres mujeres migrantes por cada hombre son víctimas de explotación sexual (63% tiene entre 10 y 30 años). Por su parte, la Fiscalía colombiana registró 32 feminicidios entre 2015 y 2019. Apenas dos datos que perfilan la vulnerabilidad de la mujer venezolana frente a la desprotección del Estado, la carencia de una red de apoyo y la soledad de la migración.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here