Venezuela en otras agendas políticas

0
358
Son tantos los intereses en juego en la opinión pública de otras naciones, que la causa propiamente venezolana pasa a un segundo plano. Foto cortesía.

España, EEUU y Colombia

Desde el inicio del primer gobierno de Hugo Chávez, el conflicto político venezolano juega simultáneamente en tres tableros. El de la geopolítica mundial, el de la política regional latinoamericana y el de la batalla interna entre el proyecto militarista autoritario y las diversas gamas de la resistencia democrática.
En consecuencia, son tantos los intereses en juego que cuando el tema se aborda en la opinión pública de otras naciones, la causa propiamente venezolana de lucha para recuperación de la democracia pasa a un segundo plano y termina convertida apenas en una ficha, quizás un peón, de los poderes locales en el tablero de sus intereses en pugna.

La entrevista realizada por Jonathan Swan, para el portal Axios.com, manipulada para que pareciera que el presidente Trump hizo una propuesta para reunirse con el usurpador Maduro, forma parte indudable de la estrategia de campaña de John Biden.


En España, por ejemplo, la prensa de derecha, a la manera de ABC, utiliza con frecuencia la amenaza del ‘castrochavismo’ para atemorizar a los seguidores de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Y a la inversa, se comenta que el poder que el PSOE y Podemos ejercen sobre la dirección de El País, es en apariencia tan grande que explica las posturas anti oposición venezolana escritas no por Alonso Moleiro y Flor Antonia Singer, corresponsales del diario en Caracas, sino por Francisco Manetto desde ciudad de México.
Igual sucede en EEUU. La entrevista realizada por Jonathan Swan, para el portal Axios.com, manipulada para que pareciera que el presidente Trump hizo una propuesta para reunirse con el usurpador Maduro, forma parte indudable de la estrategia de campaña de John Biden. No hay que olvidar que Jim VandeHei, Mike Allen y Roy Schwartz, fundadores de axios.com, pertenecen al entorno político inmediato del candidato demócrata.
En Colombia también se cuecen habas. El manejo de opinión ante la llamada Operación Gedeón, en el que se produjo un atípico acuerdo entre voceros académicos, empresarios de peso, y diarios y revistas de circulación nacional, para condenar como ‘golpista’ a la oposición venezolana, fue un punto de inflexión.
Dejó ver las costuras de otros intereses diferentes. Los de quienes quieren apresurar a toda costa las reanudaciones de relaciones diplomáticas con Venezuela, ya por intereses económicos de cierto empresariado colombiano, ya para facilitar la continuidad del proceso de paz y las negociaciones con el ELN. Y la de quienes usan la condena a la oposición venezolana como instrumento para atacar al gobierno de Duque y su política frente a Venezuela, vendiéndola no como un acuerdo internacional del Grupo de Lima, sino como un acto de injerencia en los asunto de otro país y como un capricho que pone en juego la seguridad y los intereses internacionales de Colombia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here