Nuevas perspectivas sobre el dilema electoral de diciembre

0
280

No asistir a votar no es suficiente

Hasta hace pocas semanas, entre los sectores distintos al oficialismo, solo había en la mesa dos posiciones ante la convocatoria a elecciones legislativas realizadas por el CNE de Maduro.
De una parte, la de quienes algunos han llamado los ‘electoralistas’, en donde se ubica a aquellos sectores opositores que desde el comienzo aceptaron ir a elecciones sin importar las condiciones en las que estas han sido convocadas.
Y, de la otra, los ‘constitucionalistas’, donde se encuentran quienes aceptan participar solo si son elecciones libres. Es decir, si se hacen en condiciones de equidad, con un árbitro neutral, elegido por la Asamblea Nacional legítima, con observación internacional reconocida por todas las partes y sin modificaciones arbitrarias del padrón electoral.
Pero a medida que pasan los días van surgiendo otras propuestas que, si bien se enmarcan en el segundo bloque, el de ‘elecciones sí, pero libres’, agregan nuevos elementos de acción.
Es el caso del Movimiento Queremos Elegir que bajo el argumento de “no votar el 6 de diciembre parece obvio pero la abstención no es suficiente”, está promoviendo otras acciones que no generen inmovilidad y preserven el activismo por el objetivo supremo: “la salida del poder del régimen usurpador de Nicolás Maduro y el restablecimiento de una democracia sustentable”.

Entre los objetivos están algunos que, de partida, convocan al consenso pleno —ratificar el carácter usurpador de régimen de Maduro y desconocer las elecciones convocadas para diciembre y ratificar el principio de continuidad administrativa para que la AN siga en funciones hasta que se realicen elecciones libre


Entre esas acciones destaca la convocatoria, promovida entre otras organizaciones por la Alianza Nacional Constituyente, a realizar una consulta popular plebiscitaria vinculante, sin la participación del Consejo Nacional Electoral, en los términos previstos por el artículo 70 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
La consulta, cuya realización se concibe “con el apoyo institucional y financiero de organizaciones internacionales como la OEA y bajo su observación y garantía”, con “un máximo de cuatro preguntas”, ofreciendo la posibilidad de que voten “todos los venezolanos en el mundo, mayores de 18 años y con documento (cédula o pasaporte) que los identifique, aun vencido”. Se propone para los días 25 y 26 de octubre de este año.


Entre los objetivos están algunos que, de partida, convocan al consenso pleno —ratificar el carácter usurpador de régimen de Maduro y desconocer las elecciones convocadas para diciembre y ratificar el principio de continuidad administrativa para que la AN siga en funciones hasta que se realicen elecciones libre— y otros que seguramente generarán debates y polémicas como la de “dar apoyo y respaldo a la invocación del TIAR o a una Operación para la Paz y la Estabilización (OPE), por parte de organizaciones internacionales o fuerza extranjeras, basado en el principio de Responsabilidad de Proteger”.
El debate apenas se acelera, es la hora de la imaginación política para seguir insistiendo en una salida no violenta y frenar la amenaza de una guerra civil, tal y como la propician las fuerzas oficialistas en su negativa a permitir una transición electoral, democrática y pacífica con mediación internacional.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here