El efecto del éxodo y la pandemia sobre los niños migrantes

0
441
La desconexión del sistema escolar tiene serias consecuencias para el futuro de los niños y jóvenes. Foto cortesía.

Olvido y retroceso

La pandemia aumenta la exclusión de los niños migrantes y suma riesgos al futuro de una generación de venezolanos que recordará la segunda década del siglo XXI como el tiempo en que el éxodo y el virus marcó sus vidas para siempre.
La desconexión del sistema escolar tiene serias consecuencias para el futuro de los niños y jóvenes, pues genera deserción, bajo desempeño en la educación secundaria y superior, reduce la capacidad productiva y las oportunidades de empleo, aumentando el riesgo de caer o permanecer en la pobreza.
Cuando los niños y jóvenes en edad escolar se ausentan del aula por tiempos prolongados (tres meses o más), sufren pérdidas de aprendizaje que afectan sus capacidades cuantitativas, de lectura y comprensión. Así lo indica un estudio adelantado por Educational Writter Association, publicado en American Sociological Review en 2007. Frente a la pandemia, el conocimiento del fenómeno de “desaprendizaje” se está usando para prever sus posibles efectos: se ha calculado que, para octubre de 2020, en Estados Unidos, los estudiantes solo habrán mantenido de 63% a 68% de lo aprendido durante el año anterior en comprensión de lectura y de 37% a 50% de lo aprendido en matemáticas (Saber más en: “Covid y cierre de los colegios” Diego Lacumi, Darío Maldonado y Alf Onshuus, en Comunicado-22. Universidad de Los Andes)
El Banco Mundial advierte que la suspensión de clases presenciales durante la pandemia “dificulta el proceso de aprendizaje y aumenta el riesgo de abandono escolar, especialmente de los estudiantes en los hogares más vulnerables”, debido a las carencias de conectividad, dispositivos electrónicos y acompañamiento de sus padres o cuidadores. Por lo anterior, es esperable que las brechas de aprendizaje se amplíen, así como las desigualdades en cuando al acceso a oportunidades teniendo en cuenta que el cierre de las escuelas “conlleva riesgos de salud nutricional, mental y física de los estudiantes y sus familias” (Saber más en documento: “Impactos de la crisis Covid-19 en la educación y respuestas de política en Colombia”)

Desde el punto de vista de la educación de sus hijos, la pandemia es un torpedo en la línea de flotación de todas las familias migrantes con pocos recursos.

La peste del olvido: el efecto en los niños migrantes venezolanos
Cuando estalló la migración masiva de venezolanos hacia Colombia (2015) los niños y sus familias ya traían una áspera experiencia en su relacionamiento con la escuela. La crisis humanitaria causó ausentismo de maestros y alumnos, inseguridad en las escuelas de las barriadas populares, fallas en los programas de alimentación escolar y poca la disponibilidad de herramientas para aprender.
Con demasiados días de ausentismo escolar en la maleta, los niños y jóvenes migrantes llegan a Colombia a enfrentar los retos de inscripción e integración al nuevo sistema educativo. Este período es un limbo que los expone al “desaprendizaje”, una especie de olvido imperdonable que no solo los retrocede, sino que ensombrece su futuro. A finales de 2019 se encontraban en Colombia 342.292 venezolanos en edad escolar de los cuales 52% (181.421) estaban registrados en el sistema integrado de matrícula (Simat), es decir, que ya antes de la pandemia 48% de los niños y jóvenes estaban —y siguen estando— ausentes de la escuela. Existe la devastadora probabilidad de que esta porción de la población, hablamos de 164.348 niños y jóvenes, haya quedado en manos de la peste del olvido y por siempre excluida de las oportunidades que un incierto y riesgoso mundo post Covid-19 ofrecerá.
Desde el punto de vista de la educación de sus hijos, la pandemia es un torpedo en la línea de flotación de todas las familias migrantes con pocos recursos porque no cuentan con acceso a internet estable y porque #QuédateEnCasa no es una opción para los padres o madres cabeza de familia que no logran acompañar a sus hijos en las tareas dirigidas. Sin olvidar que la crisis económica puede conducir al retiro de los niños del colegio.

Luchar contra la peste
Las familias migrantes requieren soluciones más urgentes e innovadoras, autogeneradas o producidas por las ONG, los organismos de cooperación internacional y los gobiernos. A partir de la revisión de diversos casos e ideas de expertos, se vislumbran algunas orientaciones que responden a la pregunta: ¿qué se requiere para evitar la exclusión de niños migrantes del sistema educativo durante la pandemia?
• Políticas públicas de inclusión que detengan el “desaprendizaje”.
• Familias migrantes con mayor capacidad para acompañar a sus hijos durante los tiempos de educación a distancia en la pandemia.
• Comunidades de migrantes que cooperen entre sí para que los niños y jóvenes cuenten con un cuidador que monitorice su proceso de aprendizaje.
• Maestros capacitados y sensibilizados para atender a niños migrantes con brechas de aprendizaje que superan las impuestas por la pandemia.
• Acceso a portales educativos que minimicen el consumo de datos, por ejemplo, Khan Academy que atiende a 107 millones de niños en el mundo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here