Un acuerdo unitario

0
177
“Ratificamos el rechazo al fraude convocado para el 6 de diciembre por la dictadura y desplegamos una campaña nacional e internacional para las elecciones presidenciales y parlamentarias”, declaró Guaidó durante la presentación del acuerdo. Foto cortesía.

Contra el fraude electoral

El lunes 7 de septiembre, 37 partidos políticos y 105 organizaciones de la sociedad civil venezolana firmaron el Pacto Unitario por la Libertad y las Elecciones Libres propuesto por el presidente encargado de la República Juan Guaidó.
El documento, además de ratificar la continuidad de las luchas democráticas para deponer el gobierno de facto de Nicolás Maduro, deja claramente sentada la posición mayoritaria de rechazo de las organizaciones políticas y sociales que hacen oposición al llamado socialismo del siglo XXI frente a la polémica convocatoria de elecciones parlamentarias realizada por el régimen para el próximo 6 de diciembre.
El documento no deja duda alguna. “Ratificamos el rechazo al fraude convocado para el 6 de diciembre por la dictadura y desplegaremos una campaña nacional e internacional por las elecciones presidenciales y parlamentarias”, declaró Guaidó durante la presentación del acuerdo.
Así se termina de aclarar las distintas posturas existentes entre sectores de la oposición venezolana asociadas a percepciones muy divergentes sobre cuáles son las mejores estrategias para acelerar la salida del gobierno de facto que hoy secuestra las libertades democráticas en Venezuela.
Son cuatro posiciones. Una, la de la llamada ‘mesita’ —fuerzas minoritarias de opositores que ayudaron al gobierno a convocar la nueva consulta— que aceptan participar gustosamente no importa en cuáles condiciones se realicen las elecciones. Dos, la de sectores más radicales —cuya figura mayor es María Corina Machado— que ante la negativa oficial al diálogo no ven otra salida que una intervención internacional sin que quede claro si es militar o diplomática. O una mezcla de ambas.
Tres, la de las fuerzas políticas más orgánicas, reunidas en el llamado G4 —Primero Justicia, Voluntad Popular, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática— y las fuerzas sociales que respaldan el documento unitario arriba reseñado, que creen en una salida electoral siempre y cuando sean convocadas elecciones libres, con observación internacional, libertad plena de los presos políticos, reconocimiento de los partidos intervenidos y, en síntesis, acatamiento a las leyes lectorales y la constitución.
Y, cuatro, varias posiciones un tanto imprecisas, entre las que se encuentran la de dirigentes políticos de peso como Henrique Capriles o un conocido documento de la Conferencia Episcopal Venezolana, que demandan al mismo tiempo, a la oposición, la necesidad de participar en las elecciones y, al gobierno, que se hagan elecciones libres.
A menos de tres meses de la consulta convocadas para el 6 de diciembre, el cuadro político opositor termina de quedar definido. La cúpula cívico-militar decide.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here