Formamos el nuevo liderazgo para Venezuela

0
197

Habla Xiomara Rauseo

El Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario y la Asociación Ávila Monserrate, con el decidido respaldo de National Endowment for Democracy (NED) de EEUU, lleva adelante su Programa de Fortalecimiento de Jóvenes Líderes para la Reconstrucción Democrática de Venezuela con 50 alumnos migrantes.
Este proyecto consta de 26 sesiones vía digital, con docentes colombianos y venezolanos, y un periodo de trabajo para la formación de redes entre todos los jóvenes participantes.
Francesca Ramos es la directora del Observatorio de Venezuela y con ella trabajan los profesores María Clara Robayo, Ronal Rodríguez y Daniella Monroy, a quienes entrevistaremos en próximas ediciones de nuestro boletín. Incluso conversaremos con docentes y alumnos.


Hoy lo hacemos con la a coordinadora de enlace entre el programa y los participantes, Xiomara Rauseo, abogada y profesora universitaria venezolana que forma parte de nuestra Asociación Ávila Monserrate.


—¿Qué se propone este programa?
—Cuando concluya el régimen chavista-madurista Venezuela quedará en ruinas por la crisis política, económica, social y humanitaria y se torna necesario que los jóvenes se formen para reconstruirla. Ellos son los protagonistas del futuro necesario.


—La mayoría de esos protagonistas están en Venezuela y otros son miembros de la diáspora. ¿Qué importancia tienen los muchachos que migraron a Colombia?
—Todos los jóvenes venezolanos merecen una oportunidad de formación, por ellos mismos y para levantar el país. En Colombia se registra la diáspora más grande de los venezolanos que han huido del país, con la mayor cantidad de muchachos migrados con vocación democrática. Ojala este programa pudiera llevarse a otros países, en donde haya jóvenes venezolanos interesados en reconstruir el país.


—¿Cuáles son las área temáticas del programa?
—El pensum contempla materias como institucionalidad, liderazgo, relaciones internacionales, negociación de conflictos, comunicación política, derechos humanos, populismo, elaboración de proyectos y otros.


—¿Cómo fue el proceso de selección?
—Contactamos a organizaciones políticas y sociales venezolanas para que propusieran sus militantes. El cupo original era de 40 pero se postularon 80 para nuestra sorpresa. Tras un proceso de entrevistas y evaluaciones se amplió el cupo a 50 activistas entre 18 y 35 años. Un dato curioso: la mayoría es colombo-venezolana, es decir, nacieron y crecieron en Venezuela pero sus padres llegaron desde Colombia. Todos tienen experiencia política o en trabajo social. Y todos quieren regresar.


—En el campo docente ¿cómo fue el proceso de selección?
—Entre el Observatorio de Venezuela y la Asociación Ávila Monserrate buscamos probados docentes del mundo académico colombiano y venezolano, quienes participan con mucho entusiasmo en este programa de formación de líderes. Para estos jóvenes la transición ya comenzó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here