Regresaré a un país Donde valga la pena soñar

0
304

La aspiración de Rafael Calles

A sus 23 años, Rafael Calles es uno de los participantes del Programa de Fortalecimiento de los Jóvenes Líderes para la Reconstrucción Democrática de Venezuela, organizado por el Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario y la Asociación Ávila Monserrate, con el respaldo de National Endowment for Democracy (NED). Este muchacho oriundo de Coro respondió nuestras preguntas.

¿Cómo y por qué te vinculaste con la actividad política?
Existe un hecho fundamental que marcó mi vinculación hacia la actividad política. En el año 2014 fui admitido por promedio académico a la gloriosa Universidad Central de Venezuela donde quería estudiar Economía; para mí era un sueño cursar mis estudios en la casa que vence las sombras. Sin embargo, un cúmulo de circunstancias me obligaron a abandonar el país y ver truncado mi sueño de prepararme en la UCV. En ese momento pensé: “debo hacer algo para que las próximas generaciones de jóvenes no pasen por la misma decepción que yo estoy viviendo”.

¿Qué haces en Colombia?
Estoy concluyendo mis estudios en Administración de Negocios Internacionales en la Universidad Pontificia Bolivariana, institución en la cual fui elegido por votación como representante estudiantil ante el Consejo Directivo. Esto es lo más cerca que he estado de la democracia; lastimosamente tuvo que ser fuera de Venezuela. Desde inicios de 2020 me desempeño como Coordinador de Formación de Vente Colombia, coadyuvando esfuerzos para la preparación de jóvenes venezolanos en este país.

¿Cuál es, a tu juicio, el futuro de Venezuela?
El futuro de Venezuela pasa por derrotar a la tiranía. A partir de ello vislumbro un horizonte próspero, de la mano de quienes han resistido dentro del país con absoluta valentía y de quienes estamos fuera. Avizoro una Venezuela de orden, trabajo y meritocracia. Para ello debemos reforzar las instituciones como base de la democracia si queremos ver a un país sin achaques.

¿Qué aprecias más del Programa de Fortalecimiento?
En particular existen dos sucesos que rescato a cabalidad: por un lado, el acceso a expertos con quienes podemos entablar una conversación directa en busca de ideas y perspectivas de cambio. En paralelo, poder compartir con tantos jóvenes venezolanos que cada día se levantan al igual que yo con ganas de trabajar incansablemente por Venezuela. Es un hecho que nos recuerda la importancia de trabajar por el país.

¿Cómo ves tu regreso a Venezuela?
Siempre he repetido que, una vez apartado el régimen del poder, no lo pensaría un minuto para volver. Me veo regresando a cumplir con el deber moral que tengo y con la vocación que siento desde hace muchos años: ser un servidor público presto para obrar en favor de la ciudadanía. Mi deber inquebrantable es el de darle a Venezuela todo lo que ella no pudo brindarme a mí y tampoco a millones de venezolanos: un país donde valga la pena soñar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here