Niños venezolanos en el exilio

0
388
Comienza así para los niños una vida de exclusión, en un país extraño. Foto cortesía.

Más de la mitad de los migrantes venezolanos (1.809.872 a marzo de 2020, según Migración Colombia) han llegado a Colombia a través de caminos informales controlados por la ilegalidad. Muchas de esas personas viajan con niños que acompañan a sus familiares atravesando páramos, carreteras, bosques o ríos, a veces a pie o a nado, con pocos alimentos y altísimos riesgos. Los menores son más de 429 mil, según cifra del Proyecto Migración Venezuela de Semana en 2018.
Cuando llegan a territorio colombiano, sin pasaporte, esos niños y sus familias enfrentan el significado de la palabra “irregular” aterrizando en ciudades y poblaciones que apenas se están adaptando para recibir migrantes y donde el modus vivendi establece la necesidad de documentación para acceder a salud, educación, vivienda y empleo.

Al carecer de documentación, la familia no logra obtener los permisos de permanencia en Colombia y es así como, en busca de subsistencia, se unen al mundo de la informalidad.

Comienza así para los niños una vida de exclusión, en un país extraño, a la que se suman las violaciones de derechos ya sufridos en Venezuela. En abril de 2019 Acnur alertó que más de 300 mil niños venezolanos, migrantes y refugiados en Colombia, necesitaban protección pues se exponían a riesgos de desnutrición, salud, exclusión y exposición al crimen.

La reacción de Colombia
Desde 2015 hasta la fecha, Colombia ha avanzado progresivamente en la construcción de soluciones para proteger a los niños migrantes, flexibilizando normativas y facilitando procesos como:

  • La circular 16 de 2018 que permite a los colegios brindar estudio a menores sin visa, cédula de extranjería ni Permiso Especial de Permanencia
  • El reciente acuerdo entre Acnur y el ICBF para garantizar atención y derechos de los niños, niñas y adolescentes provenientes de Venezuela
  • La orden de la Corte Constitucional para que todos los niños y niñas menores de un año accedan por derecho al más alto nivel posible de salud, sin importar que sean extranjeros
  • La medida del gobierno colombiano que desde 2019 garantiza la nacionalidad colombiana a los niños y las niñas nacidos en Colombia de padres venezolanos, beneficiando a más de 24 mil niños nacidos en Colombia desde 2015
Cuando llegan a territorio colombiano, sin pasaporte, estos niños enfrentan
el significado de la palabra “irregular”. Foto cortesía.


Sin embargo, los niños migrantes se encuentran con obstáculos como las dificultades de sus padres para encontrar empleo formal, lo cual dificulta que cuenten con recursos mínimos para sostener su educación: muchos niños deben acompañar a sus padres a trabajar en las calles de las ciudades o en las zonas rurales. Por otra parte, aún existe desconocimiento por parte de las instituciones educativas y de salud pública en cuanto a la atención de los niños venezolanos.
A lo anterior se suma la complejidad de los procesos de integración social y cultural que aumenta, en tiempos de pandemia, comportamientos violentos o xenofóbicos. El reto para las comunidades receptoras y migrantes es crear ambientes seguros, de aceptación y respeto para esos niños colombianos y venezolanos que en adelante compartirán el futuro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here