La migración venezolana llegó para quedarse

0
430

Según un estudio de Creative Associates

Dafne Gil

Cuando se le pregunta a un migrante venezolano por la ubicación de su familia, es muy probable que responda: “regada por todo el mundo” y es que a partir de la crisis humanitaria y económica que vive Venezuela, sus ciudadanos emigran hacia diferentes países según sus posibilidades. Considerando que durante el siglo XX Venezuela fue un país de puertas abiertas para migrantes mayoritariamente españoles, italianos, portugueses y colombianos, algunos migrantes venezolanos retoman la nacionalidad de padres y abuelos para forjar una nueva vida según el país que corresponda. Sin embargo, un gran número de venezolanos solo tiene la opción de moverse hacia el país vecino, Colombia, desplazándose a través de la frontera. La dispersión de la diáspora es muy amplia tanto en su localización geográfica, como en lo relacionado con características demográficas y socioeconómicas, pero hay un aspecto sobresaliente que los unifica y es la conexión y colaboración con sus familiares en Venezuela y el mundo.


Así lo constata el estudio Venezuelan Immigration Trends, Challenges and Possibilities for Integration realizado por Creative Associates (Center for Migration and Economic Stabilization), basado en encuestas realizadas a 1.061 venezolanos migrantes ubicados en seis ciudades colombianas (Barranquilla, Bogotá, Cali, Cúcuta y Medellín), en el cual se observa que la comunidad migrante venezolana, que representa 4% de la población de Colombia se conecta y coopera con su familia con el soporte de las redes sociales, la telefonía, el whatsapp y las soluciones financieras digitales.
El estudio realizado por Creative Associates señala que 63% de los migrantes venezolanos en Colombia planea quedarse en ese país, mientras que 37% tiene planes de retornar. De estos 17% tiene a su familia como principal motivación. El cuadro siguiente muestra que el comportamiento de ambos segmentos en torno a su conexión y cooperación familiar es fluido y continuo durante todo el año.

Desde la perspectiva de los migrantes los obstáculos más importantes son encontrar trabajo y vivienda, lo cual en general está asociado a la regularización del estatus migratorio.

La pandemia ha consolidado prácticas como reuniones familiares virtuales a través de redes sociales y plataformas tanto para celebrar, como para planear el futuro. El efecto de estas conversaciones puede suponerse en una mayor fluidez de los recursos (remesas de dinero, medicinas, tecnología, alimento) y un plan de reunificación familiar cada vez más eficiente y flexible según la familia va aprendiendo en conjunto.
El 52% de los migrantes venezolanos tiene la aspiración de reunificar la familia en Colombia lo cual reafirma la voluntad de permanecer en un país en el cual sólo el 24% comenta haberse sentido rechazado o no bienvenido. Sin embargo, el sueño de estabilización y reunificación dependerá de una política migratoria con enfoque productivo que facilite la integración en términos económicos y sociales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here